5 excelentes consejos para los primeros días de clases

Todo comienzo representa un nuevo desafío, y más si se trata de verlos crecer. Debemos tomar en cuenta que, si desde el principio intentamos establecer ciertos caminos para el aprendizaje, nuestros pequeños lograrán desempeñarse más efectivamente en su nuevo curso escolar. A continuación, 5 consejos que expertos en pedagogía recomiendan para construir las mejores condiciones al inicio del periodo académico:

  1. Rutina: ¡Por supuesto! Establecer un ambiente organizado ayudará a sortear toda dificultad. Recuerda que tú como padre debes transmitir reglas fundamentales de orden: ducharse siempre a la misma hora, relajarse y comer en horarios fijos, así como tiempo de esparcimiento y deberes también a una misma hora TODOS LOS DÍAS. No lo olvides, porque el no tener una rutina desestabiliza mucho a nuestros pequeños.
  2. Comunicación: Hay que hablar, no existe una forma más eficaz que el lenguaje para entendernos. Como padre debes poder transmitir lo orgulloso y feliz que te sientes de que tu pequeño esté creciendo. ¡Motivación! Y recuerda que, si tu niño expresa dificultades, debes contarle anécdotas de cuando tú eras pequeño y cómo hacías para poder resolver cualquier cosa.
  3. Confianza: Cuando dejas a tus pequeños a cargo de alguien más debes hacerlo 100% convencido de ello. Si tu hijo o hija te ven dudar, generarás un ambiente de incertidumbre que lo incapacitará para aprovechar todo su potencial. Imagina la pregunta que se hará: “¿por qué mis padres me dejan en un lugar en el que no confían?” Por supuesto, antes de todo debes asegurarte de elegir una escuela que llena tus expectativas para depositar toda la confianza en sus profesionales. Si estás seguro, solo confía y trasmítelo al pequeño. UN NIÑO CON ÓPTIMA CONFIANZA PUEDE CONQUISTAR CUALQUIER APRENDIZAJE.
  4. Autonomía: Los hijos crecen y el objetivo final de todo padre y madre es verlos conquistar el mundo desempeñándose en él con seguridad. Este aspecto es muy importante. A veces creemos que por ser padres debemos hacer todo por ellos, pero olvidamos que conforme van creciendo necesitan darse cuenta que ya hay cosas que pueden hacer por sí mismos. Es fácil: no lo asistas en todo a menos de que sea necesario y permite que intente hacer sus propias cosas (por supuesto que sean actividades acordes a su edad). Por ejemplo: llevar su plato a lavar, ponerse su propia ropa, servirse un poco de leche, etc.). No hay cosa más bonita que verlo seguro y convencido de que está creciendo.
  5. Celebrar: ¿A quién alguna vez le he caído mal un festejo por conquistar algo que se ha propuesto? En la pedagogía es igual, nada puede ser más positivo que celebrar cualquier pequeña meta conseguida: desde aprender a hacer un simple círculo, hasta memorizar la tabla del 9. Todo es digno de celebrar y reforzar positivamente en casa. Y si no se ha alcanzado el objetivo todavía, también vale la pena celebrar el esfuerzo.