Las 6 claves del periodo de adaptación escolar infantil: Todo lo que los padres deben saber para ayudar a sus pequeños

Es cierto que el periodo de adaptación infantil es un mar de lágrimas cada inicio de curso, pero también es cierto que este pequeño “mal trago” es el primer trampolín hacia la autonomía de nuestros pequeños. Como padres, siempre buscamos lo mejor para nuestros hijos y verlos llorar nos produce una terrible ansiedad. Todo comienzo es difícil y por supuesto requiere de un esfuerzo importantísimo, en este caso el objetivo es conseguir que nuestros pequeños logren abandonar el entorno familiar para así dar paso a un proceso de aprendizaje en donde descubrirán el mundo y podrán adquirir todas y cada una de las destrezas necesarias para su futuro.

Sabemos que ser padres tampoco es una empresa fácil, pero a continuación te ofrecemos una serie de pautas y recomendaciones hechas por expertos para que el periodo de adaptación infantil se convierta en una aventura de prometedoras conquistas en la vida de tus hijos. Toma nota:

  1.  Confianza: ¡Exacto, es la clave del éxito! Como padre o madre debes procurar transmitir toda la seguridad posible a tus hijos. Que sepan que estarán en un lugar donde desarrollaran todo su potencial, jugarán, reirán y se divertirán en grande. SI UN NIÑO NOTA QUE SU PADRE DUDA O TIENE MIEDO DE LA SEPARACIÓN LO PASARÁ PEOR.
  2.  Hablar en casa de la escuela: Un aspecto clave es preparar al niño días previos o durante el periodo de adaptación; hablar de lo fantástico que es el mundo al que llegarán y sentirse felices de verlos en esta etapa.
  3. Hablarles del profesor o profesora con naturalidad: Recordemos que los profesores pasan a ser los nuevos tutores y las personas encargadas de vigilar, cuidad y estimular a nuestros pequeños. Hablarles un poco de que estarán seguros con ellos es una buena forma de otorgar un lugar de confianza y nuevo vínculo con esa persona que les va a enseñar muchísimo.
  4. Paciencia y tiempo al inicio de clases: Por nada del mundo debes tener mañanas ajetreadas. Sabemos que es difícil, pero intentar hacer las cosas con calma y tiempo podrá ayudar a establecer un clima adecuado para que nuestros pequeños no tengan ese sentimiento de abandono por las prisas. RECUERDA QUE ALGUNOS NIÑOS NECESITAN MÁS TIEMPO PARA ESTE PROCESO, AUNQUE LA DESPEDIDA DEBE SER CORTA.
  5. La despedida: Por nada del mundo debes desaparecer por arte de magia. Siempre debe haber un cierre al momento de dejarlo en clases. Si llora debes dedicarle unas últimas palabras y decirle que debe disfrutar su día. SI PROLONGAS LA DESPEDIDA Y TE VAS SIN AVISAR PENSARÁ QUE LO HAS ABANDONADO, EN CAMBIO SI LE DICES QUE ÉL DEBE ESTAR EN LA ESCUELA Y DIVERTIRSE MIENTRAS TÚ TRABAJAS, PODRÁS AYUDARLO A ASIMILAR MÁS RÁPIDAMENTE ESTA ETAPA Y CON ELLO CONSTRUIR UNA SANA RUTINA.
  6. El acto de recogida: Sin duda este punto es el mejor y de él depende que tu niño se consolide en esta importante etapa. Debes interesarte y valorar todo lo que ha hecho en el día, preguntarle por lo que hizo y sentirte orgulloso de cualquier cosa que pueda contarte. Con ello ayudarás a motivarlo para seguir un día más.

¡A PONERLO EN PRÁCTICA!